· 

Cómo crear una protagonista femenina alejada de los tópicos

Cómo crear una protagonista femenina alejada de los tópicos

Probablemente, sea cual sea el tipo de literatura que leas, estás cansado de los clichés tópicos que se les atribuye tanto a los hombres como a las mujeres. Los hombres son líderes, fuertes y orgullosos y las mujeres, sensibles, frágiles y bonitas. Como si así se pudiera describir los dos sexos perfectamente. 

Quizá te apetece ceñirte un poco más a la realidad y estás buscando crear una protagonista femenina o un personaje femenino real para tu historia. Si es así, aquí te damos unos trucos para que moldees tu fémina protagonista, fuerte y real, como puede ser cualquier mujer:

  1. No la presentes como una damisela en apuros. A veces, las mujeres cumplen el papel de dama indefensa que en muchas ocasiones implica su nulidad como persona. Si la protagonista que te imaginas tiene un problema, haz que se enfrente a él: aunque la secuestre un supervillano, se resistirá, gritará e intentará huir como haría cualquiera de nosotros. En el caso de que la quieras presentar de esta manera con la intención de manifestar una crítica social, deja claro por qué lo haces.

 

  1. No des prioridad a su físico. Tu protagonista no debe destacar, por ejemplo, por su melena rubia, sus grandes pechos o su cuerpo en general. Debe hacerlo por el conjunto de sus cualidades, tanto físicas como intelectuales, que son las que desarrolla día a día y las que le hacen ser como es, gustar o no gustar. Tus lectores deben recordarla por su perspicacia, además de por su sonrisa bonita.

 

  1. Crea un personaje equilibrado. Piensa en las personas que te rodean para formar un personaje femenino real y alejado de los tópicos. Mujeres y hombres comparten muchas cualidades y todos se enfrentan a problemas parecidos. George R. R. Martin, el autor de Juego de Tronos ha declarado varias veces que trata a sus personajes femeninos como las personas que son. Por lo tanto, dibújala según el papel que cumpla en tu historia, considerando que persigue unos deseos, tiene defectos y habilidades, puede complementar a otro personaje femenino o masculino o, también, ser la protagonista principal.

 

  1. Recurre a lo que no es obvio. Presenta una mujer divertida, ingeniosa, estrafalaria o incluso vulgar. No utilices un arquetipo masculino en un cuerpo de mujer. Este tampoco es un personaje real. Mezcla diferentes características y cualidades según te convenga.

 

  1. Haz que evolucione. El resultado debe ser un personaje redondo. Lo más interesante de una historia, a veces, es la evolución de sus personajes. Deja que esa protagonista femenina tome las riendas de su vida y, sin permitir que un personaje masculino la eclipse o viceversa, haga su camino en la historia.

 

Estamos seguros que siguiendo esos consejos tus protagonistas parecerán más reales y únicas.

Escribir comentario

Comentarios: 0